La “revolucionareidad”

4 09 2009

Así se refirió Álvaro Gómez Hurtado a la situación latinoamericana, a la siempre y presente revolución que nunca acaba; amorfa y sin propósitos, “La revolucionareidad”.

Hispanoamérica se independiza de la corona española, pero a la vez rompe y se avergüenza de su pasado. Piensa entonces en escapar de su pasado mandando al lastre  todo lazo “español”. Se avergüenza de lo que realmente le pertenece, de donde proviene. Por tanto, la historiografía se pone en función de la recuperación de un pasado lejano, un pasado remoto que no tiene ya conexión con él. La búsqueda empieza por encontrar las “raíces”, cuando sus raíces en realidad provienen del supuesto, tormentoso y anacrónico viejo mundo. El indigenismo es entonces la respuesta, el retorno a esa tierra olvidada, a esa añoranza de un pasado que fue mejor. Luz – oscuridad – luz, así se percibe ahora. La luz primera, en que se encontraban los indios recién descubiertos, que se encontraban imbuidos en una geografía y una selva indómita, impenetrable, puestos allí en el casi anacronismo de una tierra que bien podría parecer del paleolítico, quizá por ello o no, carecieron de mayor progreso material, así muchos estudiosos hasta la saciedad traten lo contrario, con relatos “heroicos” de nuestros antepasados indígenas, la raza “cosmica”.

El progreso indígena es y fue tan bajo que muchos de esos grupos y pueblos, ni siquiera dejaron un registro de su historia, carecían de escritura, no existían palabras en sus lenguas como “alma” o “ser”, y de otros ni siquiera existe mas que el recuerdo de algunos pocos vestigios.

Pero luego viene la oscuridad, la Conquista, sin embargo es allí, cuando empieza la historia del continente, no antes. El Descubrimiento es nuestro único lazo, el resto es un “mestizaje” incompleto, de esto da cuenta Álvaro Gómez en su libro la Revolución en América, lo detalla con sumo detalle. Pero claro esta, llega de nuevo la luz, llega la vida republicana que se forma después de la Independencia, con ello entonces la revolución, que no para, “la revolucionareidad” hecha historia, en palabras de Álvaro Gómez. Tal situación conlleva a la incesante búsqueda de lo “nuevo”, lo diferente, el “cambio”. Nada sirve porque todo lo pasado ha de ser avergonzante, todo hay que transformarlo.

No existió una contrarrevolución, una corriente que tomara lo mejor del pasado para implantarlo en el nuevo régimen republicano. Quizá por eso el cambio no para, por eso, la revolución vive entre nosotros todo el tiempo, nos acostumbramos a sus figuras, a sus planes, sus frases, a sus desconocidas intenciones. Tarde Simón Bolivar se dio cuenta del monstruo bicéfalo que se habia creado. A doscientos  años de la independencia la revolución no para, aun no para.





la retorica democratizadora

11 07 2009

Detrás de la retorica democratizadora de occidente, de América Latina y porque no del mundo, se suele olvidar quizá el elemento más importante que le dio vida y la mantiene los estados desarrollados: el liberalismo constitucional.  Se hace alusión a la democracia y su necesaria implantación en los países del tercer mundo como la forma de llevar la prosperidad y orden a aquellos, se mide entonces con cualquier tipo de estadística,  la cultura democrática y el nivel de democracia de un país, sin embargo, en el trasfondo lo que uno encuentra es una democracia meramente electoral.

Fareed Zakaria hace alusión a este problema, la democracia se implanto en los países latinoamericanos, varios asiáticos y todos los africanos, sin tener su elemento más importante: principios liberales constitucionales; y en ese sentido en AL la propiedad privada, la libertad económica, la libertad política o la libertad de prensa nunca han estado plenamente garantizados, eso por citar algunos elementos.

Se suele creer entonces, que a mayores elecciones hay mayor democracia, cuestión que no es del todo cierta. La democracia se garantiza y se adecua de acuerdo al nivel de prosperidad e ingresos de un país, y para corroborar esta tesis Adán Przeworski y Fernando Limongi, pudieron analizar la situacion de ingresos per capita de todos los países del mundo entre 1950 y 1990, y concluyeron “los regímenes en los que se poseía una renta per cápita de entre 1500 dólares duraban aproximadamente ocho años; de entre 1500 y 3000 dólares, sobrevivía de media a unos dieciocho años, y que la probabilidad de que un régimen democrático desapareciera en un país con una renta por encima de 6.000 dólares era de una entre 500” . (Existía sin embargo la excepción a la India y a los países petroleros, explicaban ellos).

Como consecuencia de este estudio ya tenemos luces de la cuestión centroamericana de estos días, reduciéndolo simplemente a la cuestión económica. No hay que pasar por alto que Honduras es uno de los paises más pobres de AL, junto con Haiti y Bolivia.

Tenemos entonces sociedades perdidas entre el desencanto democrático, la pobreza y el autoritarismo. El debate no debe girar entonces en que el pueblo tiene siempre la razón, que no se equivoca y que mas bien la ampliación de elecciones es la solución a los problemas de pobreza y anarquía que les aquejan, claro esta, elecciones limpias y transparentes hacen parte de una democracia moderna, pero la cuestión esta en que muchas veces estas elecciones en países como los nuestros legitiman dictadorzuelos y caudillos de todos los pelambres.

Tenemos entonces que en países como Palestina, Rusia o Venezuela surge una extraña figura que no podían prever los liberales clásicos: el autócrata elegido.

En América Latina la democracia surge sin elementos básicos que le dieron vida en Estados Unidos e Inglaterra, es decir principios liberales constitucionales, y es que allí surgió la libertad primero, luego la democracia, y no viceversa como se suele creer.
En la retorica democratizadora también ha caído Estados Unidos, intentando democratizar Medio Oriente y los países africanos junto con el acompañamiento europeo. En el momento en que se garanticen elementos liberales y prosperidad económica la democracia será más probable y duradera. Farid Zakaria argumentaba finalmente “se ha de conseguir que la democracia liberal sea efectiva y relevante en los tiempos que corren. Si uno de los mayores retos del siglo XX era hacer un mundo seguro para la democracia, se puede decir que en el siglo XXI el reto es hacer una democracia segura para el mundo”





No es el fin del capitalismo, pero sí el comienzo del intervencionismo global

12 10 2008

 

Muchas voces reclaman esta como la nueva etapa del socialismo, el fin del capitalismo, dicen entre otras, que se ha puesto fin a la avaricia descontrolada de los avaros banqueros. Pues bien, no es así, es un ciclo económico que de tanto en tanto sucede en los sistemas financieros y con mas ahínco en esta etapa de globalización, Hyman MInsky y Charles P. Kindleberger explicaban ya esta tendencia en los sistemas financieros, economistas  post keynesianos que realizaron un recuento minucioso de las crisis y caídas casi cíclicas de la bolsa de New York y el sistema financiero mundial. Cada nueva crisis de este tipo, trae consigo voces fatalistas que anuncian la llegada de un nuevo orden mundial, del fin del mundo, del fin del capitalismo. Así sucedió en la crisis de 1929, con semejanzas y descalabros similares como la bancarrota de Lehman Brothers.

 

Desafortunadamente lo que tanto promulgo el Consenso de Washington, como las practicas que deben evitarse por parte de los estados en la economía, son precisamente las recetas que aplican ya los EE.UU. y Europa: nacionalizaciones, gigantescas compras de deudas incobrables son el paso a un intervencionismo a nivel global, ojala y por el bien del aplanaste  del  mundo  se eviten estas practicas de intervención directa.

 

Pero las voces que reclaman el trono al socialismo, no cuentan que el capitalismo tiene infinidad de formas de adaptación, de transformación de su sistema productivo, nada más observe como Japón supero la crisis del 99, sin tener que dejar de ser la segunda economía mundial.

 





Llegaron las zonas francas

28 09 2008

Los malos presagios de los expertos y no tan expertos en opiniología de diferentes diarios del país en el tema económico, suelen ser en su mayoría criticas pesimistas que si bien se fundan en una desaceleración de la economía mundial o los bajos resultados del crecimiento económico en el primer semestre, no tienen en cuenta grandes proyectos futuros para el desarrollo de la industrialización de diferentes zonas del país.

Hace un tiempo Alejandro Gaviria, decano la facultad de economía de la Universidad de los Andes, en su acostumbrado blog criticaba la eficacia de la inversión extranjera en el país, como si esta no fuese necesaria en una economía tan pobre en capitales propios como el nuestro, sin embargo, Alejandro Gaviria no tiene en cuenta que la nueva inversión extranjera directa en forma de zonas francas no es una inversión que por si sola produce resultados inmediatos, mientras se instala la capacidad industrial y por cuenta de la tramitomanía colombiana, arranca la industria no se verán los resultados en materia de empleo y crecimiento económico en el corto plazo.

http://agaviria.blogspot.com/2008/08/el-problema-del-empleo.html

La instalación de nuevas zonas francas en Colombia, 30 en total aprobadas este año, es una buena noticia para el país, traerán más 500 mil empleos directos estimados para los próximos cinco años. La mayoría de estas zonas francas estarán ubicadas en la Costa atlántica y el centro del país, van desde la producción de etanol en grandes cantidades, la producción de materiales para construcción, cosméticos y ensamblaje de autos, hasta una gigantesca zona franca para servicios de salud complejos que se construirá en el sur de Bogotá. El monto de la inversión de estas nuevas zonas francas está por el orden de los tres billones de pesos, cifra nada despreciable para la sobrecalentada economía colombiana.





Vacíos del fin de la hegemonía norteamericana

26 08 2008

 

 

La soledad de los Estados Unidos en el planeta se hace cada vez más evidente, no solamente porque sus aliados en Europa son menos relevantes día tras día en el sistema internacional, sino porque el sueño americano parece alejarse hasta para los nacidos en el  mismo país del norte. El “sueño americano” parece desvanecerse en medio de recesiones económicas y la sensación de inseguridad interior luego del 11 de septiembre. Atrás están quedando los años en que los Estados Unidos no parecían poseer un rival capaz de equipararse a su poder y fuerza militar, luego ahora, hoy no es un solo Estado capaz de equipárasele, son una multiplicidad de factores, individuos, amenazas y carteles combinándose y deslocalizando la política exterior norteamericana, agotándola y por consiguiente agotando el discurso de libertad y democracia que causo admiración casi un siglo atrás.

 

Los vacíos de ese poder que retrocede serán ocupados seguramente por potencias asiáticas y uno que otro Estado del Medio Oriente, no sin antes, hacer un despliegue de su poderío e intenciones; prueba de ello es la entrada al club de las súper potencias con China a la cabeza, su magistral entrada con la apertura de los Juegos Olímpicos, no fue solamente una muestra de pirotecnia y buena coordinación, fue la ventana, la muestra de lo que la China esta por ofrecer, o quizás recordemos el reciente despliegue belicoso de Rusia en Osetia del Sur; no son más que muestras de las intenciones por reconfigurarse como actores principales en el sistema internacional, el caso Georgia seguramente pasara como un animo intervencionista por parte de Rusia, sin embargo no es más que una estrategia que comienza con Putin y continua con su actual sucesor.

 

El derrumbe de occidente se evidencia hoy por hoy, Europa parece agotada, Estados Unidos se debate en encontrar un guía que los saque  de esa pesadilla que comenzó el 11 de septiembre. Los Estados pendencieros y los ánimos expansionistas de los tigres asiáticos encuentran un espacio que se revela con el lento proceso del retroceso norteamericano y porque no, también del occidental.





Fallos y Fallas

29 06 2008

 

Probablemente la crisis política actual en referencia a la Corte Suprema de Justicia pasara seguramente a la larga lista de grandes crisis institucionales de todo tipo en la historia política de Colombia, pero esta reúne algunas otras cuestiones que la hacen aun más compleja, no es solamente una confrontación entre el presidente y la Corte Suprema, también se suma la peor crisis diplomática de toda la historia colombiana que parece por momentos calmarse para luego tomar más fuerza; la peor crisis parlamentaria por cuenta de la parapolítica, elenopolítica, farcpolítica…. El cambio de estrategia de las FARC en el plano político e internacional; una disyuntiva entre si hay o no tercera reelección, el problema Chávez, en fin un conjunto de elementos que en cualquier otro país combinados provocarían verdaderas revueltas sino es que revoluciones.

 

Pero como este es el país del Sagrado Corazón acá parece que todos quisieran ser participes de una debacle de larga data, ni se hace, ni se deja hacer; mi critica en esta ocasión es para la Corte Suprema de Justicia. Si bien su papel en un Estado de derecho debe ser impartir justicia a todos por igual, deja mucho que pensar que a unos se les juzgue por vínculos por paramilitares y a otros cercanos a las mafias, al crimen organizado y al terrorismo no se les juzgue, se les deje impunes. Da tristeza ver que un órgano que se supondría debería dar ejemplo en representación para la justicia colombiana por ser el máximo órgano de la justicia ordinaria, a pesar de la evidencia, de los testimonios, de los videos, del famoso computador de Reyes no juzgue a nefastos personajes como lo es Piedad Córdoba, otro apoyo por parte de la opinión pública recibiría la corte si todos viéramos como se juzga por igual a los amigos de las Farc y los que se apoyaron en el paramilitarismo, sin embargo no es esa la situación.

 

Pero ahora bien; no es solo culpa de esta crisis la Corte Suprema de Justicia la cual debería ser discreta en su actuación y no impartir justicia selectiva, como no lo expone Salud Hernández en esta columna

http://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/saludhernndezmora/el-complice_4198683-1

Deberían guardar discreción y no apresurar un fallo tan trascendental como el de declarar la reelección como ilegitima, ese no es su deber, ese es un tema de orden constitucional, es un tema de la Corte Constitucional.

 

La culpa también es otros organismos de control como la Procuraduria, infestada desde hace tiempo de intereses mezquinos y politiqueros que le hacen juego al mejor postor, la guerra ya no es por medios fisicos contra los funcionarios, no es el asesinato ni la amenaza; aparece uno peor y sin freno, la muerte política por la vía legal. Las “honorables” cortes murieron en el holocausto del Palacio de Justicia, ahora son cortes políticas, al servicio de intereses contrarios al verdadero ejercicio de ejercer justicia, pero esto solo se ve aquí, en una debacle sin remedio, en un país sin remedio, en el país del sagrado corazón.





A demoler el estadio

31 05 2008

 

 

Hace poco discutía con un par de amigos si era conveniente o no demoler el viejo y destartalado estadio el Campin. Mi posición es la de demoler tan vetusta edificación, por supuesto mis amigos se aterran ante tal posibilidad. No es posible tener un estadio metropolitano que este año cumple nada mas ni nada menos que 70 años de construido, maquillándolo eso sí con refacciones y una que otro arreglito cada vez que hay una copa medianamente importante.

Creo que mi par de amigos guardan la nostalgia de los momentos vividos cada vez que sus equipos ganan o pierden cualquier partido, pues esa misma nostalgia es la que guardan miles de bogotanos que se aterran ante la posibilidad de demoler el estadio y ser reemplazado por uno completamente nuevo y moderno, pues de la misma manera se aterraron ante la posibilidad de demoler otra edificación vetusta como lo es el actual aeropuerto internacional el Dorado.

La modernización trae consigo la resistencia de algunos sectores ante la posibilidad del cambio, de cosas nuevas; del progreso.

Nos designaron como sede de la Copa sub 17 en el 2011, con estadios como los actuales y con las escasez de los mismos ¿será que nos va tocar llevar a jugar a Alemania a Cúcuta en la copa del 2011?